ita | eng | fra | deu | esp | por
ita | eng | fra | deu | esp | por

Tradición

Eran los inicios del siglo veinte y en un pequeño pueblo en la provincia de Cuneo, a los pies del Monte Viso, se hallaba una modesta panadería donde se cocía cada día un pan dorado de corteza crujiente y sabrosa. Este ritmo de trabajo se mantuvo sin cambios durante años hasta que un día, en vista de la transformación de los tiempos y el curso de las cosas, se decidió tímidamente intentar usar el arte de la fermentación natural (que ya se utilizaba para el pan) en la producción de repostería.

En ese preciso instante nació el primer "Panettone Albertengo" y se añadió así al aroma tradicional del pan, el delicado y goloso aroma de la repostería. Desde ese día, han pasado muchos años y mucho se ha recorrido por el camino de la calidad y la especialización en este sector para traer hasta nuestros días, hasta nuestras mesas, los productos de alta calidad ideales para los paladares más exigentes y delicados.